Consejo que no me dio mi madre

01 agosto, 2011

A la una todas son gordas, y a las cinco no hay gordas para todos.

No seré yo el que te diga que no seas exigente, pero hay que ser consecuente. No rechaces a la una lo que suplicarás a las cinco.

1 comentarios:

Dani González Blogger dijo...

Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
Es este:
http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
Un besazo, y te esperoo!